13.5.09

Los Martines del mundo

Ayer hablaba por messenger y alguien me recordó los chats. Esas pequeñas sectas que estuvieron tan de moda al principio de este siglo y que para mi son la incubadora de esos usuarios tan insportables con los que debemos compartir hoy en internet.

Yo, como todo adolescente a fines de los 90 y comienzos de los 00, entré a algún chat de latinmail a "chatear" -obviamente - y terminé agregando a alguno de esos "nuevos amigos" al messenger, para luego borrarlos a todos en mi hermosa depuración de 2002 o 2003.

Como ya han pasado casi 10 años desde la última vez que entré a un chat, anoche decidí hacer un pequeño experimento, y pasearme por una de esas salitas cybernéticas a ver si todo seguía como lo recordaba.

La experiencia vivida todos estos años nunca iba a prepararme para lo que me encontré. No es que sigan iguales, es que ahora son incluso peor.

Me limité a buscar en Google algúna página que alojara salas de chat, y entré a una bastante concurrida que anunciaba "De 26 a 35". Me quedé quietecita, esperando las reacciones de mis especímenes de laboratorio, y esto - sin duda alguna - fue lo más relevante.

Los dejo con Martín. La prueba de que (insisto) deberíamos repensarnos esto de la democratización de la red:





y acá agrego: Porque la necesitas

16 comentarios:

MdlA.- dijo...

Jajajajajajajajajajajaja.
Marica ¡qué risa!
No no no no no
Ahora yo también me quiero meter "aber" qué pasa!

Nina dijo...

Jajajajaajaajajaj coño de la madre.
Que buen experimento! Es increíble que sigue el hombre... sigue. No, no, no.

un beso marica.

Cashito dijo...

jajajajajajajajajaja (fue tanta mi risa que tengo que dejarla en un comentario)

Toto dijo...

Lo comico es que yo estoy decidiendo en que momento hubiese cerrado la conversación si fuese Martin30 (nuestro nuevo alias). Llego liso hasta los pantalones de pijama. Empiezo a inventar excusas con los tres hijos pero ya con el cuento de una sola teta estoy jugando Solitario Spider. Nadie en su sano juicio soporta una fantasía hasta ese punto.
p.d. Por los momentos jalabolas del día Perfection! jajaja

Mene dijo...

jajajajajajajajajaja que vaina tan buena!!

Exelente post! de estudio!

Gabbby dijo...

CDLM! ... jajaja q risa. Q paju*. Q divertido que es chatIIar se me habia olvidado ya. xD

Briks dijo...

que soportes la "cortitud" de Martin...es loable

que hagas oídos sordos a las insinuaciones (explicitas, por cierto) es, hasta gracioso

que le respondieras de la maner en que lo hiciste es, sencillamente, hilarante

ahora, explicame cómo? de qué manera? en qué forma....fuiste capaz de soportar taaaanto tiempo los horrores de ortografia ???

que infeliz !! no se puede escribir taaaaan mal



igual no me quedó claro...
quedaron en algo?
:-P

Nina dijo...

Jajajajaja que cómico!!!! De verdad que estamos en un mundo de gran diversidad, o será más bien de locos??? jejejeje

Vanesa dijo...

JAJAJAJJA...y en mayúscula!! Excelente de verdad que tenia tiempo que un blog no me hacia reír así...a carcajada limpia...yo también fui victima de los chat room...pero esto es demasiado! jajajaj menos mal y te sobra sentido del humor.

victor_marin dijo...

jajaja demasiado buenoooo

marianne dijo...

no puedo con esto, no puedo... jajajajajaja. se requiere mucha voluntad de kamikaze para meterse en un chat. yo, al menos, ya ni recuerdo cómo funciona el sistema.
y después de esto, no quiero recordarlo.
qué valor, mujer!

QueithCita dijo...

HAHAHHAHAHHAHAHHAHA!!!! Que barbaridad xD pero que divertido todo lo que le decias xD

will dijo...

De verdad, y sin que me quede nada por dentro, este mundo se fue al carajo. Será que sólo hay acéfalos en esos sitios??? Buen experimento y, sobre todo, buenas respuestas!!!

isaac dijo...

LO NOMINO DESDE YA AL MEJOR POST DEL AÑO, DIFICULTO QUE ALGO ME DE MAS RISA QUE ESTA VAINA.

Yimmi dijo...

Que vaina más buena...

He hecho algo parecido en varias oportunidades, no para probar nada, solo para divertirme un rato cuando no hay nadie en facebook o messenger.

Yimmi dijo...

Chama, voy a postear esto en Facebook... es demasiado bueno, todos lo tienen que leer... incluso los Martines.