2.3.09

Todos crecemos

El viernes, como ya había anunciado, me convertí en quinceañera de nuevo y me lancé al concierto de la mejor Boy Band de todos los tiempos (cuidadito con venir a defender a Nsync en estos predios porque los mando a matar).

Sin embargo, y a pesar de que nuevamente (y sin pena alguna) grité como una loca y brinqué hasta pegar las rodillas del pecho, pude notar ciertas diferencias entre esta experiencia y la anterior (año 2001). Sé que se deben completamente a la edad, la mia y la de ellos.

Como primer punto, esta vez no me fui a hacer cola desde la madrugada ni mucho menos. Llegué una hora antes al lugar del evento, y entré 15 minutos antes de la hora establecida en la entrada, luego de tomarme una coca cola esperando a mis acompañantes cómodamente sentada en una 'fuente de soda'. A mi edad, ya no soporto a la gente y no me iba a calar el sol, la espera y los empujones de nuevo. Además, mi experiencia en conciertos ha demostrado que no sirve de nada llegar de primera porque a la hora del show estás tan exhausta que te sacan desmayada del lugar y de todas formas no ves un coño.

Una vez adentro, nos ubicamos lo más estratégicamente posible, en una esquina desde donde había visibilidad aceptable. Cero bululú, cero pisotones, cero 'vamos a la olla'. Ya yo estoy muy vieja pa esos trotes, miamor.

Ahora bien, la diferencia más significativa radica en los comentarios que entre grito y grito pude compartir con mi eterna compañera backstreetboysiana, Pebbles.

Les explico, cuando tenía 14 años y veía esto:


mi reacción era suspirar enamorada, añorar un abrazo eterno y fantasear con mi nombre acompañado del "de Littrell".

He aquí un diálogo típico entre Pebbles y yo:



.-Que bellos son, verdad? Tan liiiiiiiindos



.- Sí, me encanta Nick , tan catirito. Y cantan hermoso. Que fino como bailan.



Ahora, con nuestros 23 años a cuestas y un camino muuuuuuuucho más largo recorrido, podríamos decir que nuestros "deseos y necesidades" han cambiado un poco.



Ultimamente los chicos de la calle de atrás lucen así:


y el viernes, mientras los veíamos cantar y bailar, nuestros comentarios se oían algo más "maduros" que antes:

.- Tú estás viendo eso?

.-En qué momento se convirtió Howie en una máquina de sex appeal latino y 'mucho caliente'??

.-No sé, pero se me resbala y no lo pelo, caramelo

(minutos después)

.- Yo quiero que siga bailando así... pero conmigo encima, marik

.-Vente pa acáaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa!! papacito!

.- A.J tiene pinta de que le pega a las mujeres

.- A mi que me pegue, marik, QUE ME HAGA DAÑO si quiere.

***

Notan las diferencias? Quien dice que una no puede madurar? ah?

4 comentarios:

Yimmi dijo...

No voy a defender a los Nsync, simplemente porque tengo un nombre muuuuucho mejor:

Jackson's Five.

el whittie dijo...

JAJAJAJAJA NEGRA NO TE SEPORTOOO! JAJAJAJA te falto decir "a mi que me lo tiren así que yo lo esmecho!!!"

Nina dijo...

HOWIE?

!

Un beso, marica.

Mene dijo...

eso te pasaria con los BSB porque a Servando y a Florentino te los querias echar desde que tenias como 12 años. Lo recuerdo perfectamente.