13.4.09

Los porteños y yo

He vuelto.
Como la mayoría de la gente con la que he hablado, tengo esa sensación extraña de los que regresan de un viaje. No voy a decir acá los típicos comentarios de venezolano resentido que despotrica en contra de su país, pero sin duda alguna me queda un sinsabor al comparar ciertas cosas de este país de locos con otros un poco más organizados, por decirlo de alguna forma.


Además, dejé mis brazos y una parte importante de mi alma en el piso 7 del 2930 en la calle French. Eso es lo que me pone más triste de todo.


Tengo demasiadas cosas para contar, no sé ni por donde empezar. Así que empezaré a contar sin mucha lógica lo que recuerdo. tal como vaya viniendo.


Una de las mejores cosas de mi viaje fue quedarme en un hostel de mochileros, y no en un hotel convencional. Así tuve oportunidad de conocer mucha gente de muchos lugares, gente joven e interesante. Algunos locos perdidos, otros con pinta de psicópatas y otros inolvidables y encantadores.


No me relacioné tanto con la gente local como hubiera querido. En parte porque en un hostel sólo hay turistas, y en el staff del lugar no había casi ningún argentino, pero sobre todo porque los porteños en general (me parece) son gente difícil.


Parece que no saben la suerte que tienen. Viven en un hermoso lugar, rodeados de edificios que te dejan boquiabierto y con miles de opciones que ya desearíamos otros en este lado del continente, pero aún así van como malencarados por la vida.


Supongo que no se dan cuenta porque dan por sentado que la vida es así.
Sirva este humilde espacio para decirles que no. Que deben darse con una piedra en los dientes. Que si yo pudiera caminar por mi ciudad a las 2 am sin miedo a que me maten, sería la mujer más feliz del mundo.


Si las calles de Caracas amanecieran inmaculadamente limpias cada mañana, nadie podría quitarme la sonrisa de la cara. Si pudiera ir a una plaza pública a echarme a tomar el sol con un sandwich y una botellita de vino, no habría ser humano más feliz que yo sobre la tierra. Si un librito me explicara detalladamente en dónde puedo tomar un autobús perfectamente indentificado y ennumerado para ir a CUALQUIER punto de mi ciudad, flotaría en vez de caminar.


Pero es eso, ellos lo dan por sentado, y para mi era un pequeño paraíso.


Si me lee algun porteño, le digo: SONRÍAN, COÑO! Miren hacia arriba de vez en cuando, esas maravillas arquitectónicas que tienen a los lados de cada calle no son usuales en suramérica. Disfrútenlo.

Puedo entender perfectamente que los turistas somos una plaga, pero podrían ser un poco más amables en las calles. Pedir permiso es algo usual en cualquier parte del mundo, dejen de atropellarse y llevarse por delante a todo el mundo.


Los kioskeros y los mesoneros se merecen un apartado especial. Los primeros por simpáticos y amables, los segundos por amargados. Chicos, una sonrisita no le cae mal a nadie. Más si de eso dependen tus propinas ;)


Ahora bien, tampoco me malinterpreten. No la pasé mal, y sí conocí argentos simpáticos. Es sólo que como colectivo son gente muy seria y distante.


Ya se vienen las entregas: La Noche en Baires; De cómo mi hostel era una sede de la ONU; La frase de la semana: No, no soy de Brasil, no hablo portugués, háblame en español; Urko: o cómo un español de Bilbao puede cambiarte la vida... y mucho más.


No se lo pierdan! ;)

6 comentarios:

el whittie dijo...

NOJODA MI NEGRA, POR ESO ES QUE TE AMOOOO!!! aunque estamos lejos y desde que te fuiste te lloro más que nunca, sé que pronto nos volveremos a encontrar, sólo espero que sea de este lado del mundo jajajaja

PebbLes dijo...

Estoy pegada esperando las entregaas!

estefi dijo...

Soy de buenos aires, no vivo en capital federal pero a solo 30 minutos de ella...
Nunca tuve la oportunidad de leer a un extranjero hablar de "mi ciudad", por llamarla de alguna manera.
Me alegra mucho que te haya gustado Argentina, la Guia T es un gran invento tanto para extranjeros como para gente de acá.

Voy a seguir leyendo las entregas sobre el pais del sur :)

Un beso Che!

E.Stella (el brillante dulce andino) dijo...

Buena previa!

victor_marin dijo...

Bienvenida mi perfect!

Desde ya espero esas entregas!

Será que nos tomamos un café en estos días para que me adelantes algo en exclusiva? jeje

un abrazo

L dijo...

Ay me siento tan porteña! Pero me parece que es porque una vez que estas viviendo aca se te pasa la fiebre de los primeros 3 meses de estar conociendo y admirando todo. Vivo aca y me quejo como porteña, porque aunque no lo creas en venezuela hay cosas que funcionan mil veces mejor que aca. La guia T sin duda es uno de los mejores inventos,a si como los medios de transporte que a excepcion de los taxistas y que los trenes se esten cayendo en pedazos funcionan bien.

Por la dirección me parece que estuviste por recoleta, por eso podias caminar a las 2am sin que te violaran ni te robaran. Aca tambien hay que andar con cuidado y con bastante porque hasta los choros y violadores son bonitos jajaja bueno a excepción de los boliviaros pero eso es otro tema.

La gente de provincia es como si fuesen de otro pais, nada que ver con los porteños eso si, son mas gente, mas educados, mas jodedores.

Y si, hasta en el ascensor de la facultad los hombres salen/se montan primero antes de darle paso a una mujer y si alguien te dice buenos dias sorprendete!

L*