12.9.08

Sueño de una tarde de vera-no

Después de una ausencia inusual (para él, que está acostumbrado a la atención de ella) pero adrede (para ella, que se alejó con conciencia) sucede una conversación en la esquina de una barra, escenario que los acompaña siempre:

Él: ¿Qué pasa? no me has hablado desde que llegaste, de vaina y me saludaste. No te he sentido en toda la noche
Ella: No pasa nada -sonríe-, estoy aquí como siempre, con mis amigos, diviertiéndome
Él: Por eso, ¿acaso yo no soy tu amigo?.
Ella: En realidad no. -sigue sonriendo, como quien sabe que está diciendo una verdad absoluta-
Él: (sorprendido e incrédulo) ¿Cómo que no? ¡Claro que somos amigos!
Ella: (con calma y mucha gentileza) No, muchacho. Tú y yo no somos amigos. Nunca lo hemos sido. No sé qué es lo que te hace creer eso.
Él: ¿Estás loca? Hace años que nos conocemos. Yo pensé que eras mi amiga.
Ella: No. Estás confundido. ¿Tú ves aquel muchacho que está allá? Alto, con buen porte, lleva saco y zapatos converse azules.
Él: (confundido) Sí, ¿por qué?
Ella: Él es mi amigo. Cuando estuve enferma me llevó comida y medicina a casa, se preocupó por mi, fue un apoyo fundamental para mi recuperación.
Él: ...
Ella: ¿Y aquel otro? ¿lo ves? Es muy lindo, tiene una chiva descuidada y los ojitos claros. Justo ahora se ríe con ganas ¿lo oyes?
Él: (ya molesto) Sí, lo veo
Ella:Bueno, ése es mi amigo también. Me escucha, me da consejos, se ríe de mis chistes y yo de los suyos. Podemos hablar por horas.
Él: ...
Ella: Y ese otro ¿lo ves? flaco, con greñas, ése que sonríe bonito
Él: Sí. Ese también es amigo tuyo
Ella: Exacto. Con ese rumbeo casi todos los fines. Nos emborrachamos juntos, y luego me lleva a casa así sea por la fuerza. Se asegura de que yo esté bien.
Él: ...
Ella: Por eso te digo, tú y yo no somos amigos. Yo ya tengo amigos, muy buenos además. Yo lo que quería contigo era ser cualquier otra cosa. Pero no amigos. Lo cierto es que tu no quisiste, a pesar de mis intentos. Todo bien. No pasa nada. Pero ya. No fuimos nada, y no somos amigos. Te digo hola cuando llego. Te digo chao cuando me voy. Capaz te cuento un chiste en el intermedio. Pero yo no necesito más amigos.
Él: ¿No te parece muy brusco decirme esto así?
Ella: ¿No te parece una pérdida de tiempo fingir que somos amigos, cuando yo lo que quiero es besarte?

Telón

13 comentarios:

Miss Alice dijo...

Me encantan los celos de él y la actitud de ella

Briks dijo...

"hace falta que te diga de lo mucho que me cuesta ser tu amigo...
(...)
ya no puedo hacercarme a tu boca...
sin desearla de una manera loca...
(...)
no quisiera yo morirme sin tener...
algo contigooooo"


(Vicentico)

Litro dijo...

tampoco tan descuidada mi chiva, vale...

Mene dijo...

y entonces el tiene que privarse de su amistad, que se nota grata, porque ella solo quiere besarle?

La Perfecta dijo...

miss alice: a mi no me parece que él esté celoso. Ahora bien, ella sí tiene mucha actitud... ¿y de qué le sirve?

briks: esa jodida canción. Me torturó por mucho tiempo, hace mucho tiempo. Pero es bellísima, que lindo que la recordaras con este post. =D

litro: ¿has oído hablar del egocentrismo? XD

mene: no todos los amigos son como tú, que pueden besar a sus amigas, irse a la mierda por un año, regresar y volver a irse... y aún así seguir siendo amigos.

Te quiero una barbaridad. Y no me diste tiempo para decírtelo :(

July dijo...

Jajaja! dem weno!!

Anónimo dijo...

disculpa, pero la canción NO es de vicentico...es un bolero MUY anterior a el!

el whittie dijo...

TE AMO

Mene dijo...

me conoces perfecto perfecta!

Briks dijo...

jamás dije que fuera de Vicentico, sólo sé que él también la canta (ya que la han cantado muchos otros como Manzanero, Alberto Cortes y tantos)

Briks (gritando al aire porque no sabe a quién le contesta)(por eso él no permite comentarios anonimos en su blog)

victor_marin dijo...

Ufff Perfecta!! Esto está excelente!! Cuántas veces he querido yo decir lo mismo!! La última frase fue lo mejor.

abrazo grande

Extranjera dijo...

Jajaja. Genial. Para mí habla a la perfección de la mente femenina, la masculina y la incomunicación gigante que nos persigue. Y habla también de su autora, aunque no te conozco. Pero tienes absoluta razón, yo muchas veces he tenido que decirlo "ya yo tengo suficientes amigos".
Saludos.

Link dijo...

Genial esta conversacion.